La Ley 14/2022, de 8 de julio ha modificado sustancialmente el Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero, incluyendo la importación como hecho imponible, desde el 1 de septiembre del 2022.